Día del Pañuelo

Las Fiestas en Honor a la Santísima y Vera Cruz resultan muy movidas en cada uno de los días de su duración. Desde las pasiones que despiertan en el 2 de mayo hasta la intensidad religiosa del 3, cada jornada festiva cuenta con actividades que se desarrollan a lo largo del día. Aún sabiendo éste aspecto, el pueblo de Caravaca, fiel apasionado de sus festividades, comienza a calentar el ambiente desde el mes de abril, concretamente los tres últimos fines de semana antes de la Noche de las Migas.

Son los llamados “Bailes”, respectivamente y en orden cronológico “Del Cristiano” o “de la Maza”, “Del Moro” o “de la Chilaba” y “Del Pañuelo” o “Del Caballo”. El primer Baile, el del Cristiano, está organizado por el Bando homónimo, al igual que el Baile del Moro; el del Caballo lo organiza el Bando de los Caballos del Vino.

Los tres Bailes tienen en común un itinerario de actividades a lo largo del día (normalmente sábado) que incluye pasacalles con bandas y charangas, comidas, juegos infantiles y actuaciones musicales por la noche, amén de cerveza y tapas “populares” en el lugar de concentración del Baile en cuestión, cada uno de ellos ambientado y decorado conforme al Bando que lo organiza. Los Bailes han ganado peso en la tradición festera de Caravaca de la Cruz a lo largo de los años, y aunque no son fiestas “oficiales” propiamente dichas, sí que son tiempos de convivencia y preparación para las auténticas celebraciones y parte indisoluble de éstas.

Fuente: caravacaenfiestas.com