Bendición del vino y las flores

La Carrera ha dado comienzo y la bandeja de flores ha llegado a la fortaleza. Estos dos actos se solapan en el tiempo, aunque es posible seguir primero la bendición y posteriormente parte de la carrera.

Este es un ritual antiguo y de gran importancia. El alcalde de Caravaca, en nombre de la ciudad, ofrenda la bandeja a la Cruz presente en el interior de la Basílica Santuario. Entonces el capellán bendice el vino dispuesto sobre la mesa y, sumergiendo la Cruz tres veces, con el goteo rocía las flores. Quedan benditos el vino, subido por el caballo histórico, y las flores ofrecidas por el pueblo de Caravaca, así como todas las flores del día 1 de mayo.

Las flores retornan bendecidas al pueblo, pues los asistentes las recogen con el símbolo bendito de su Cruz. Mientras tanto, fuera de la muralla del castillo, se oye el contraste de los gritos de los mozos caballistas que animan a cada uno de los animales que suben la cuesta. Es esta una fiesta de gran contraste, mezclando la solemnidad y la intimidad de rituales como la bendición de las flores y el vino, con la tensión y pasión con la que los caballistas viven la carrera.

En Caravaca hay momentos para todo.

Datos a tener en cuenta

Para ver el ritual de bendición de las flores adecuadamente es recomendable subir al castillo con tiempo, posiblemente antes de la 1. Puesto que la cuesta de acceso se satura de gente y se hace difícil acceder al santuario.

Fuente: caravacaenfiestas.com

Compártenos en redes Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn